martes, 14 de abril de 2009

¿Has perdido tu equipaje?



¿Te ha pasado? Desde luego que es algo que no se le desea ni a tu peor enemigo... está bien como anécdota vacacional que te lo extravíen durante unos días, pero ¡¡¿perderlo?!! ¡¡¿para siempre jamás?!! uf, uf, el inhalador, que alguien me traiga el inhalador...

A Guille se lo extraviaron este verano. Su mochila decidió darse un garbeo por Munich mientras el pobre paseaba por las idílicas playas griegas en calzoncillos y unas chanclas de color rosa y dragones serigrafiados que venían de regalo con una revista para chicas que me costó 2 euros... No le devolvieron la mochila hasta mitad del viaje, de modo que si ves las fotos de este verano parece que se recorrió todas las Cícladas en un solo día. Como cabía esperar, a este santo que tengo por churri le salió la vena desprendida, y no sufrió demasiado con la pérdida momentánea... mientras, yo me mostraba solidaria y despreocupada, pero por dentro daba gracias a dios por conservar, entre otros, mi bikini de ganchillo y mi adorado vestido de Ibiza que en su momento fue blanco... me entran sudores de sólo pensarlo...

La misteriosa persona que ha creado este blog participa en las subastas de las maletas extraviadas (¿se subastan? ay mis ronchas...) y las compra para colgar las imágenes de su contenido en internet y así darle la oportunidad a sus dueños de recuperarlas... ¿es que nadie piensa proponerle al Nóbel o por lo menos crearle un grupo en el facebook?


2 comentarios:

Javier López dijo...

Sin tu permiso, te he añadido a mi lista de favoritos. Espero no te moleste.

Gracias por tu blog, es genial. Y, agüíta, cómo te lo curras.

Cibersaludos.

Miss Rosenthal dijo...

Pues sí es cierto (me cuesta creer tanta generosidad) me parece un puntazo!
Yo una vez viajé a Paris con un saco de dormir que sólo me sirvió para estorbar. A la vuelta no me pude alegrar más cuando descubrí que me lo habían perdido en el aeropuerto. Yo pensando que por fín el saco iba a hacer algo útil y que me darían una pasta por habermelo perdido y va, y el muy xxxx aparece.
Lo tiré.